Al Bachillerato Internacional le pasa como a los baptisterios romanos. ¿Y a quién no le va a gustar uno?.

El sueño americano. Tener la oportunidad de estudiar un programa, por lo que dicen, de prestigio, tipo escuela British (oh, capitán, mi capitán). Da acceso a las mejores universidades. ¡Si hasta Leonor está cursándolo!.

Un programa que comenzó en escuelas privadas y que ha ido extendiéndose a escuelas concertadas y públicas. ¿Por qué va a ser malo? ¡Extendamos el derecho de estudiarlo! ¿A quién no le va a gustar un baptisterio romano?.

Pues bien, profundizando en qué es y quién lo organiza, encontramos que «La Organización del Bachillerato Internacional (OBI) es una fundación educativa internacional creada en el año 1968 en Ginebra (Suiza). La OBI ofrece cuatro programas educacionales dirigidos a estudiantes desde los 3 hasta los 19 años. Los programas se imparten en colegios e institutos de todo el mundo y están usualmente aceptados como condición suficiente para el acceso a la universidad. La OBI recibe una cuota de los colegios que ofrecen alguno de los programas (Wikipedia).

El listado de centros que ofrece este Bachillerato Internacional es cada vez mayor. Comenzó a ofrecerse en centros privados, pero ya se oferta en centros públicos.

El baptisterio romano se me está empezando a hacer un poco cuesta arriba. Perdone usted, pero ¿estamos hablando de que una institución privada diseña un plan de estudios (sobre el que no tenemos poder para revisar ni inspeccionar) y tenemos que aplicarlo con los ojos cerrados porque es «de prestigio»?.

¿Qué pasa con nuestro Bachillerato? ¿Qué pasa con nuestro profesorado?.

Me parece algo tremendo, o cuanto menos curioso, que las propias Consejerías como instituciones públicas defiendan la implantación de este modelo educativo. En cierto modo están defendiendo que hay una propuesta educativa mejor que la que ellos pueden dar. Es una externalización y privatización de toda la educación. Hasta del currículo educativo.

¿Y qué pasa con el profesorado? El boletín oficial de la Junta de Andalucía. 18 de Abril de 2022, por la que se determinan puestos específicos para la cobertura de puestos docentes en las enseñanzas del Programa del Diploma del Bachillerato Internacional en centros docentes de titularidad pública de Andalucía. Requisitos para el listado de puestos «Certificación acreditativa, expedida por la Organización del Bachillerato Internacional».

Es decir, para poder impartir el Bachillerato Internacional necesitas la certificación expedida por la propia organización, que se ofrece actualmente, según su web, en tres universidades privadas en España.

Para algunos puede ser su sueño dorado, cerrar las Facultades de Educación, qué mala pata que de rebote se los lleve a ellos también. Porque no vale ni su formación, ni su experiencia, ni el plan de estudios que imparten y que hemos construído entre todos. Esto demuestra, que en vez de andar en peleas y disputas, deberíamos unirnos todos los colectivos profesionales y educativos de todos los niveles y defender nuestro sistema educativo, que tiene mucho que mejorar, pero que ha conseguido logros increíbles como extender el derecho a la educación (que no tuvieron muchos de nuestros padres y abuelos).

Los esfuerzos económicos, los recursos para la formación y la inversión ha de hacerse para mejorar los planes de estudio españoles. No para financiar instituciones privadas de otros países que ofrece planes educativos (que por cierto, no son para todos).

Las instituciones totalmente privadas son libres de hacer y ofrecer el modelo educativo que consideren, siempre que los poderes públicos los autoricen. Pero el Ministerio y las Consejerías no pueden prestarse a esto.

Se está defendiendo un modelo educativo totalmente privado y externo. Da sonrojo educativo ver a poderes públicos echarse fotos con los señores del IB defendiendo y alabando las bondades de ese sistema. ¿Y el nuestro, sobre el que usted, señor consejero/a tiene poder para mejorar?. Buscando los centros que ofrecen grupos de Bachillerato internacional, se indica un número entre 10 y 20 alumnos/as por clase. No deja de ser curioso/escandaloso que para eso sí se cumpla la ratio que demanda el profesorado desde hace años.

De momento se plantea como un plus al Bachillerato. De nuevo, ¿a quién no le va a gustar un plus para el que pueda/quiera? ¿A quién no le va a gustar un baptisterio romano?. Pero ese plus se está extendiendo mucho en determinadas regiones. Cuidado con el baptisterio, que puede ser laberíntico y encontrarnos en un callejón sin salida.

DISCLAIMER: No cuestiono los centros que con toda su buena fe y con las ganas de aportar a su alumnado y darle más posibilidades, participan en este programa. Ni al profesorado que se forma para mejorar sus expectativas profesionales. No va de todos ellos. Tampoco del que quiere que su hijo/a vaya a ese programa y lo pague de su bolsillo.

Va de la política educativa y del modelo educativo que queremos construir entre todos. Solo puedo admirar el trabajo de todos los profesionales y centros, tengan Bachillerato Internacional o no.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.