Hace tiempo que no escribo en el blog. Cuando lo cree decidí mantenerlo actualizado pero como siempre las cosas del día a día quitan mucho tiempo.

Sin embargo, quiero compartir con el ciberespacio algo que me viene rondando la cabeza desde hace unos días.
Ahora mismo me encuentro de estancia en Inglaterra. La beca FPU nos permite a los becarios la oportunidad de ir a otros lugares y conocer el trabajo de otros sitios. Yo estoy teniendo además la oportunidad de estar colaborando con una gente fantástica aquí. Me encuentro trabajando en el proyecto ENSEMBLE (http://www.ensemble.ac.uk/). Este proyecto se centra en el uso de aplicaciones semánticas para la educación, más concretamente, para el aprendizaje basado en casos.
Esto me ha permitido conocer mejor qué es la web semántica y sobretodo, sus posiblidades educativas. Un aspecto novedoso para mí es el de las soft-ontologies.

La Wikipedia nos dice que el concepto de soft ontology lo desarrolló Hirsch en 1993 para referirse a la conciliación de ontologías aparentemente diferentes mediante el análisis contextual de las mismas.

Qué quiere decir esto?
La mayoría de ontologías con las que se trabaja están referidas al contenido, son ontologías claramente estructuradas, esto es, un perro es un animal, esto es claro. Por tanto, tendríamos nuestra clase animal y nuestra subclase perro. La relación perro come carne es también evidente, por tanto, nuestras relaciones se pueden estructurar y esquematizar más o menos con cierta claridad.
Pero qué pasa si queremos desarrollar web semántica para hechos no tan evidentes???, es decir, vamos a lo nuestro, a un nivel educativo. Qué pasa si quiero trabajar con Web Semántica sobre cómo funciona un curso?? aquí ya no es tan claro todo, es decir, que el profesor desarrolle el objetivo A con la tarea B no hace que el alumno aprenda el contenido C impeninablemente. Esto puede suceder o no. El alumno puede aprender o no.
Sin embargo, si sabemos que ciertas tareas que el profesor desarrolla pueden responder a los objetivos planteados a principios del curso y se pueden establecer otro tipo de relaciones del mismo modo. Aquí es donde entran las soft-ontologies en juego.

Las soft-ontologies son un conjunto flexible de metadatos que nos servirían como manera de gestionar y organizar nuestros conceptos semánticos. Se incluyen todas las posibles relaciones intentando utilizar estándares comunes para validarlas.

Cómo podemos trabajar con esto?
Una de las maneras de hacerlo es utilizando Exhibit (http://simile.mit.edu/wiki/Exhibit). A pesar de lo que nos pueda solucionar Exhibit es cierto que la jerarquización y/o clasificación semántica la debemos de hacer nosotros antes, mediante Protegé o incluso excel como vía para gestionar la información.

Aún me queda mucho por aprender, pero quería compartir estas primeras reflexiones sobre algo que me parece sumanente interesante y con muchas posibilidades. He tenido la oportunidad de ver aplicaciones realizadas basadas en este concepto y son sumamente interesantes.

Perdón por algun fallo gramatical que pueda existir como ausencia de signo de interrogación al principio, es lo que tienen los teclados ingleses.

Imagen de Flickr de Kasaa con Licencia Creative Commons

Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.